Crecimiento de barba

El crecimiento de barba no es una expresión que denote algo externo a nosotros, que tenga vida propia, sino que es algo que depende de nosotros mismos.

Crecimiento de barbaLo que hace crecer el vello facial, lo que se sugiere como tendencia al desarrollo de lo que hay en nosotros es un conjunto coordinado de actividades. Estas acciones, en específico, van encaminadas hacia mantener o estimular un adecuado fluir en el torrente sanguíneo, fluir que no solo es beneficioso para el crecimiento de una barba, sino que es beneficioso para la salud en general. ¿Cuáles son estas actividades?   Pueden ir desde el ejercicio físico o la meditación, hasta la utilización de estimulantes y nutrientes que ayudan alcrecimiento de barba.

La barba no es algo hecho, algo ya dado sino que es algo que se esta haciendo constantemente. El crecimiento de la barba esta relacionado con lo que ayuda a nuestro desarrollo de forma general, con lo que se hereda y con lo que forma a cualquier hombre. El hombre surge y existe en cuanto tiene experiencias, en tanto tiene vivencias; es entonces cuando el  crecimiento, físico o metafísico, pasa a ser una función en él. La barba como algo  ya formado debe ceder el paso al concepto de función si deseamos interpretar lo que implica su crecimiento de forma adecuada. En este concepto de función están implícitos los de acción, relación y fluir.

El vínculo funcional en el crecimiento de barba no comprende tan sólo las experiencias pasadas. Es aprendizaje de las vivencias del  pasado pero no es el pasado totalmente. La barba depende de lo que nos heredaron, de lo que traemos genéticamente pero no puede reducirse a eso solamente. Recibimos la experiencia del pasado pero tenemos que direccionarla hacia el crecimiento al que nos invita el futuro. El cuidar de una barba se convierte entonces  en  actividad funcional, en algo que ayuda al crecimiento natural del que disponemos.

Casi siempre que se habla del crecimiento de cualquier sujeto o cosa, aparece  inmediatamente el concepto de cuidar. Y es que lo que crece se cuida, y lo que se cuida crece. Hablar sobre crecimiento de barba será muy parecido a hablar de los cuidados para la barba. El cuidarse, por ejemplo, comiendo saludablemente y haciendo ejercicio es funcional de la misma forma para el crecimiento. Lo que implica cuidarse la barba, dormir y comer bien, ingerir las vitaminas y los minerales necesarios, afeitarse con los utensilios adecuados, evitar el estrés constante y el utilizar productos y tópicos que ayuden a la circulación de la sangre ayudará de la misma forma para el crecimiento de barba.

En ese sentido el cumplir la función de cuidarse será también cumplir la función de crecimiento. Será muy difícil referirse a una sin hablar de la otra ya que una barba se compone  de lo cuidado y de lo crecido, pero también se compondrá de lo que hacemos y de lo que nos proponemos hacer para cuidarnos y crecer. Aún los cuidados no realizados y las posibilidades de crecimiento no alcanzados forman parte de ella.

Hubo y habrá personas que rechazaran el hablar de crecimiento y cuidado, que despreciaran la función revitalizadora o que la desplazar a un segundo o tercer plano porque lo encontrarán incompatible con su naturaleza. Y será entendible.

Para hablar un poco más específico sobre los cuidados que ayudan al crecimiento de barba podemos hacer un resumen de cuatro sencillos consejos.

  1. Informarse bien sobre los productos que se utilizaran ya sea para el cuidado o para el crecimiento del vello facial. En cuanto a productos para el cuidado me refiero a cremas, shampoo y lociones para antes y después de la afeitada, en cuanto al crecimiento me refiero  a productos que contengan minoxidil, a tópicos o tratamientos con testosterona.
  2. Procurar ingerir alimentos que contengan vitamina A, B3 y B5 que están presentes en el pescado, la carne de res, el huevo y el pollo, así como en vegetales de hoja verde.
  3. Dormir lo suficiente para evitar que el estrés provoqué estragos que afecten el estado de salud. Esto incluye que el estrés excesivo puede impedir o disminuir el crecimiento de barba o del vello facial.

Realizar ejercicios que favorezcan a la circulación de la sangre y a la producción de testosterona.